20 dic. 2011

El Rector reconoció en octubre que era ilegal

Privatizada la oferta deportiva de la Universidad Autónoma de Madrid

El servicio de deportes de la Universidad Autónoma de Madrid ha sido finalmente privatizado tras la celebración del Consejo de Gobierno, a pesar de que el propio rector reconoció que el proceso es ilegal. La empresa beneficiaria despedirá a más de 30 trabajadores y subirá las tasas un 400%.

Jairo Vargas
Viernes 16 de diciembre de 2011.  Número 163
La externalización de este servicio ha sido simplemente ratificada, ya que en la práctica, este modelo de gestión lleva realizándose desde que, sin previo aviso a los trabajadores afectados y en pleno mes de agosto, la gerencia de la UAM concediera a la empresa ELITESPORT GESTIÓN Y SERVICIOS S.A la gestión de esta área.
Con la connivencia de los directores del servicio de deportes –uno de ellos perteneciente al sindicato CC.OO- más de treinta trabajadores serán despedidos y sustituidos por personal contratado por esta empresa constructora, que también fue la encargada de edificar las instalaciones en las que las actividades se llevaban a cabo, unas infraestructuras que, junto con todo el material (pagado con fondos de la UAM) también le han sido cedidas. Los despidos ya comenzaron hace algunos meses, incluso antes de que se formalizara la privatización.
Así, profesores-técnicos con una antigüedad superior a los veinte años en un alto porcentaje de los casos fueron despedidos sin derecho a ningún tipo de indemnización, ya que antes de la externalización, sus condiciones tampoco eran las más favorables. “No éramos realmente trabajadores, sino personal externo que encadenaba contratos – había quince tipos distintos- de los que se nos retenía un 15%”, asegura un trabajador que, junto a varias decenas, protesta a las puertas del Rectorado.
“Llevaban maquinándolo dos años”, afirma, “y nunca se nos comunicó nada hasta que el primero de septiembre, los trabajadores de la limpieza se encontraron con que ya no trabajaban allí, que no eran miembros de la empresa gestora”, recuerda. Eran cinco, al igual que los conserjes, también reubicados después de un tiempo, ya que ellos sí eran personal PAS de la Universidad.
La privatización se ha llevado a cabo a pesar de que el propio Rector, José María Sanz, reconociese en el Consejo de Gobierno del pasado 7 de octubre que el proceso de privatización era ilegal y se comprometiese a paralizarlo, algo que, como se acaba de comprobar, no era más que una burda mentira para acallar las voces discordantes.
En defensa de la operación, por la que la UAM pagará a la empresa adjudicataria entorno a los 600.000 euros anuales, el equipo rector junto a la vicegerencia y los dos directores de deportes emitieron informes falseados en los que figuraban 62 profesores-técnicos contratados a los que había que abonarles la nómina, lo que constituía un gasto desorbitado.
Sin embargo, afirman fuentes afectadas, “los trabajadores éramos 26 en realidad”. “La gestión pública de este servicio era más que viable”, dice una trabajadora despedida desde finales de septiembre y que prefiere mantener el anonimato. “Se realizó un estudio en el que se calculaba un coste de 120.000 euros anuales bajo gestión pública y con contratos a jornada parcial de todos los técnicos”, explica, pero la gerencia parece considerar más viable el coste de más de medio millón de euros anuales más la cesión de las infraestructuras. Pero los estragos generados por un beneficio privado no solo afecta a los trabajadores, sino que los alumnos que opten por convalidar créditos por la realización de actividades deportivas verán incrementadas las tasas en un 400%, así, “los precios han pasado de 18 euros por cuatrimestre a 20 euros mensuales”, explica la misma trabajadora.
En un comunicado emitido ya el pasado octubre por profesores-técnicos del servicio de deportes de la universidad UAM se denunciaba que “Así es como un Servicio de Deportes y Educación Física universitario cambia su nombre por el de Servicio de Deporte, se transforma en Centro Deportivo universitario y, finalmente ,en un Gimnasio ,cuando no se tiene voluntad de involucrar y reconocer a su “personal colaborador” que ha desarrollado su labor formativa durante años, en un ámbito muy concreto como es la Universidad. Esto no se corresponde con una política de excelencia”.
De nada ha servido la protesta, aunque en otras ocasiones la lucha obtuvo alguna pequeña victoria. Hace algunos meses, la UAM comenzó a aplicar las nuevas tarifas antes de que la privatización fuera oficial. “Fue gracias al apoyo de la asamblea del 15-M de la Universidad y al sindicato minoritario Solidaridad y Unidad de los Trabajadores que se logró la aplicación de las antiguas tasas”, afirma otra trabajdora, pero a partir de hoy se volverá a los 20 euros mensuales.
A pesar de ello, muchos trabajadores han decidido llevar este caso a los tribunales y ya hay seis demandas presentadas por cesión ilegal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario